Aumentan agresiones de perros

Por Salvador Valadez C. 13/03/2018 07:03:46.
image



CD. VICTORIA, Tamaulipas.- Las agresiones de perros a personas en Victoria han aumentado un 100 por ciento, de 12 casos registrados en los primeros meses del año pasado, en lo que va del 2018 van más de 25, y esto se debe a que cada vez se reproducen más perros de razas agresoras como los Pitbull, Doberman, Pastor Australiano y otros dio a conocer Armando Makuzet Ramírez, coordinador del departamento de zoonosis de la jurisdicción sanitaria número 1.

Dijo que cada año se incrementan las agresiones de perros, el año pasado a estas fechas se tenía una cantidad no mayor de 12 casos y ahorita andamos arriba de 25, esto se debe a que se están reproduciendo ese tipo de razas agresoras, el año pasado fueron 125 casos de agresiones de perros.

Las agresiones de estos animales cada vez son más severas. cuando antes solo era en brazos o piernas, ahora se está dando en cara principalmente en niños, hay gente que hay que hospitalizar.

El tratamiento humano es muy bueno pero no es muy recomendable, cuando una persona es agredida hay que evitar el tratamiento, por eso es importante que la gente se hagan responsables de sus mascotas.

Indico que las agresiones se están dando en niños de 10 años hacia abajo y en adultos de 55 años en adelante.

Precisó que es en la periferia de la ciudad donde más se dan estos ataques y que las razas que más atacan son el pitbull, el doberman, el pastor australiano y muchos que son de razas criollas.

Enfatizo que los ataques se dan muchas veces en gente que va caminando por la calle, hay casos donde la gente adopta al animal y no conocer a las familias y son agredidos por el perro que adoptaron.

Las recomendaciones son que la persona que va adoptar vea que sea apto para su familia y la gente que compra un perro que vea sean razas que no sean agresoras.

El año pasado fueron 125 casos de ataques en donde la gente queda conocido, o les quedan cicatrices.

Nosotros como departamento de zoonosis, lo que procede es tener en observación al animal que agredió a una persona durante 10 días, para evitar el tratamiento a la persona, asegurando que la denuncia contra el propietario del perro agresor procede legalmente.